jueves, 27 de junio de 2013

La Tortura



No sabía que disfrutaras tanto torturarme, no sabía lo que hacía al mirarte, no sabía, que me rompería el corazón tantas veces, que hasta el cuerpo pudiera romperse poco a poco, no sabía que tantas palabras buenas tuvieran tu semilla. 
No sabía que al decir que somos complejos, no hablabas de mí, sólo te reafirmabas. Cada vez que te he encontrado, te has llevado tanto, que me hace pensar, que siempre he sido desechable en tu mundo y me convierte igual en una piedra en el zapato. 
Cada vez, diré, "esta soy yo, amando, como siempre". 
Va bien, qué quiere, un derroche de ira, desbordar mi enojo, insultos, qué necesitas, y me maldigo pensando, sólo en ti. Abandonada de mí, sólo estoy enojada conmigo y te odio por eso. Va bien, vamos a jugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario